domingo, 7 de septiembre de 2008

Things go on as they always have, getting weirder all the time

weirdo mgz
Avanzo hacia el fondo, donde las cajas. Creo que están a punto de cerrar, aunque mantengo mi paso. La poca gente de alrededor se mueve inquieta, pero tampoco parece preocuparles el tiempo. Me veo a mí misma, mientras recorro los pasillos y finjo interés por las estanterías. He llegado a la zona de los verdes. Si son apetitosos o no, es algo que no cuestiono. Curiosamente, oigo ruidos debajo del mueble más próximo. Algo desagradable asoma. Parece una rata gigante, king-size. A nadie le preocupa. Antes de que pueda tomar una decisión, algo desvía mi atención: una familia de leprosos (en realidad, solo tienen aspecto de estar macerando en zumo de ortigas), padre e hijos idénticos, desfilan frente a mí tras su carro de la compra. Todos iguales, pero solo uno de ellos capta mi interés. Sin embargo, doy la vuelta y continúo. Ni ratas ni leprosos ocupan ya mis pensamientos.

1 comentarios:

Alexander Glass dijo...

Que mítico el Weirdo! Crumb es grande!!!!!