miércoles, 22 de marzo de 2006

El maestro

chessPuede afirmarse que utilizaba las palabras como si fueran piezas de ajedrez: estudiaba con detenimiento la posición y el fin de cada una de ellas. Sin embargo, si algo habría que objetarle a don Lázaro Carreter es la duda (o mar de dudas) que siembra en nuestra vacilante mano cuando nos disponemos a ejercer este oficio; yo pierdo,al menos , la mañana entera consultando entre dos y tres manuales de estilo, un diccionario de dudas ortográficas, un pequeño diccionario de bolsillo que me acompaña en todo momento y, por supuesto, el DRAE.

De todos modos, el esfuerzo a veces será inútil, pues no todos estamos dotados del buen hacer de don Lázaro en cuanto a escribir en correcto castellano. Ciertamente, él y otros grandes literatos nos sirven de inspiración a los que pretendemos no destrozar nuestra lengua.

2 comentarios:

Jesús Flores Vivar dijo...

Hola Bárbara,

Enhorabuena por el post. Me parece interesante reflexión. Y los enlaces, un buen referente. En la proxima practica, debemos incluir una foto en el perfil.

Saludos

Jesús Flores

mart dijo...

Hacer un buen uso de la lengua,ya sea en el habla o en la escritura,debería constituir una de las grandes prioridades de todos aquellos ,que como yo,estudiamos en la Facultad de Ciencias de la Información.Sin embargo me consta que para un número importante de estudiantes,este propósito no figura entre una de las grandes prioridades,y en algunos casos ni siquiera es una prioridad.
Después de leer el comentario de Bárbara y percibir su excelente estilo y criterio a la hora de redactarlo,afortunadamente se demuestra, que también hay otros estudiantes que como ella,tienen el mérito de hacernos disfrutar de su buen hacer,aunque sea en un breve comentario...y es que como dice el refrán: "lo bueno si breve,dos veces bueno".